viernes, abril 16, 2010

Su cabello rojo se alzaba al viento,
Eran acariciados por la fresca brisa de la mañana.
Entre cantos de ruiseñores, y de sinfonías,
Se baña en su castillo a lo alto de la montaña.


Dulces risas salen de sus labios,
Susurros al aire que la quiere,
A la naturaleza que la desea,
Y a la montaña que la venera.

Voces en el fondo de su corazón,
Le advierten del peligro,
De las bestias que en su contra están.
Princesa desconfiada, y dulce como el mar.

Dos estrellas por ojos tiene,
Y su corazón tan grande es,
Que no entra el odio ni el egoísmo,
Y por eso es odiada a los ojos del mundo.


Un mundo egoísta que vive en oscuridad,
Y los únicos arco iris que tiene,
Los quiere destruir.
Una soledad eterna se avecina,
Una oscuridad permanente nuestra compañía.

1 comentario:

duulcelocuura dijo...

gracias guapa!
yo la pelicula la voy a ver el miercoles :)