sábado, mayo 08, 2010



Todo pasa por una razón, pero esa razón a hora no la encuentra. La gente que la rodea no le ayuda y cada vez se lastima con pensamientos pesimistas que sola la llevan a estar peor. La naturaleza es su amiga, o eso es lo que ella cree. Sólo quiere desviarse de la realidad, y por un momento llegar a ser feliz. Estar bajo presión no le ayuda, porque rápidamente pierde su fuerza y su voluntad de hacer las cosas. No es fuerte, se deja vencer con facilidad, trata de ocultar sus lágrimas, pero muchas veces no puede, y se muestra como verdadera mente es, una chica que depende de los demás, que no tiene miedo de afrontarse a la vida y lo más importante...tiene miedo a fracasar.

3 comentarios:

Paula C dijo...

te sigo! que me gusta mucho el blog.

los textos que pones son geniales!
besos. si quieres seguirme ya sabes :)

Xisca dijo...

wow me siento super identificada con ese texto!! hahaha fabuloso :)

C.L.C. dijo...

Amorrrr
Cuando te atrape verás...

Besos,
Cath