miércoles, agosto 01, 2012

A fuego lento



Cocinar a fuego lento, así como lo hace la vida con las cosas, así como cuando algo sucede, pero tiene su proceso. Así como cuando una abuela cocina en bajo para que las cosas tengan más sustancia, para que el sabor se concentre y se penetre en los alimentos. Tantas y tantas cosas había escuchado de esto que ella lo hacía también, aunque muchas aveces las cosas en su vida no se cocinaran a fuego lento. ¡Fuego! Eso ella lo sentía cada día, pero lento...eso era otro cuento. Fuego era lo que sentía cada vez que ese brazo, ay, ese brazo de Federic la tocaba. No soportaba la idea de sentarse a su lado en el cine cuando él entre murmullos planeaba su plan para tocarle su epidermis.

 Fuego, lo que sentía cada vez que soñaba con besarlo y estar con él en la íntimidad y su mano se resbalaba hasta llegar al centro de su cuerpo. Sus manos se deslizaban suavemente y con delicadeza a posarse en ese punto central, en el punto donde llegaría a un éxtasis inexplicable. Pensaba en Federic, en su cuerpo, en su potencia masculina y en su miembro. Pensaba en todas las posiciones eróticas que conocia, más no pensaba en el amor. ¿Amor? Ella pensaba que el amor, era otra estrategía de marquéting para venderle a las personas. 

10 comentarios:

`·.·•¤ Hanabi ¤•·.·´ dijo...

Fuego es lo que necesitamos en cada momento de nuestra vida, es lo que le llamamos "pasión", pero cuando va acompañado de amor, ¿No arde mucho más aquel fuego en el que tanto nos regocijamos?

Un hermoso texto, como siempre.

Un beso.

Kevin Matus dijo...

tu relato me recuerda a la metafora de la Zanahoria, el huevo y el Cafe... (espero que si la hayan escuchado)... es transformar tomar la mejor escencia y tranformar todo eso en algu especial, apasionante, integro, relativo... un abrazo muy grande desde Mexico!!

Cynthia García dijo...

me encanto el textoo
precioso en serio

besitos, cyn

http://lovelysides.blogspot.com

(Solían llamarme) Lilith dijo...

El fuego puede estar lleno de pasión o simplemente, para que no se enfríen las cosas.
¡Muy buena entrada!
Por cierto, creo que no es "estásis inespicable", sino "éxtasis inexplicable" (siento corregirte >.<)

Mayra Alejandra Roa Martinez dijo...

Muchas gracias por la corrección <3

SweetElizabeth! dijo...

genial relato (:

Rakel dijo...

fuego siempre de haber!! y el amor es solo mas que marketing para vender a una persona!!
me encanto

K. Wasikowska dijo...

Me encanta la metáfora entre la cocina y la vida misma. Un amor apasionado. Aunque, pensándolo bien, el fuego no es el único que quema. Las quemaduras frías siempre son las peores.
El plato de la fotografía, ¿lo has hecho tú? Porque de lo apetecible que parece, me ha entrado hambre.

¡Un beso!

Nubes de colores ✿ dijo...

Me ha entrada un hambre ._.
Linda entrada, cielo hacia tiempo que no me pasaba por aqui, el diseño como siempre me encanta un fuerte abrazo, espero que estés bien. ;3

Duna Loves dijo...

y qué bien nos lo venden que todos nos quemamos con él :)